La percepción de los ángeles más allá de la razón


Mi percepción de los ángeles nace de una serie de sucesos personales desde mi niñez y a lo largo de mi vida. Inicio comentando “la percepción” considerando que es ésta, en conjunto con la fe personal el primer conocimiento que nos llega o traemos en el alma sobre estas maravillosas criaturas celestes. Cuando por una experiencia personal, inquietud o simple curiosidad te acercas al conocimiento angélico, sucede, y es lo natural, recurrir a los textos acerca del tema, sabido son los conocimientos que desde tiempos inmemoriales se tiene sobre nuestros ángeles, ya como mensajeros, y criaturas del mundo espiritual superiores al hombre, cercanos a Dios en gracias y virtudes, en perfección y caridad; y para quienes creemos, son ellos la conexión más sublime a los orígenes, y a nuestro Creador.

Todo es vestido de misterio y encanto…. Nuestra búsqueda metafísica y mística al respecto supera los parámetros del conocimiento racional; a de ser, sobre todo, una búsqueda basada en la fe. Miles de escritos en la historia hacen clara y acabada referencia a estas criaturas, en el plano jerárquico, temático, mítico, religioso y espiritual; en este sentido, y para responder a las inquietudes sobre como hacer contacto con ellos y como saber quien es?…mi ángel

Primero deberás preguntarte íntimamente, ¿cuál es el lugar que ellos ocupan en tu espiritualidad?

Esta pregunta es primordial ya que para acercarte a tu ángel debes tener la certera percepción de que él existe; luego podrás invocarlo. Y la manera de hacer esto es estableciendo una comunicación íntima de oración a tu ángel pidiéndole que esté a tu lado, manifestándole tu confianza en él y lo necesaria que es para ti su presencia, apoyo en todos los momentos de tu vida, tristes y felices… Tu ángel no se presentará ente ti diciéndote lo que debes o no debes de hacer, no te irá limpiando el camino para que no tropieces ya que él no es un servidor tuyo; los ángeles son orientadores, guías y mensajeros de Dios, en este sentido y atendiendo a nuestra condición humana, tu ángel te aconsejará mediante otras personas, o hechos, mostrándote situaciones que den testimonio de una enseñanza para ti, podrás tener un sueño que te diga algo, un símbolo, oír una conversación en algún lugar, ver algo que tu percepción te hará decir: Ah! esto es lo que yo debería hacer, como no lo pensé antes; o tal ves sólo te invada una especial alegría, una dulce fragancia, una buena idea o las ganas de visitar a un amigo o ir a un lugar determinado, en donde, lo más probable, encuentres la respuesta que estabas buscando.

Ellos nos cobijarán y atenderán a nuestras necesidades en la invocación amorosa que tengas hacia ellos. Como un padre atiende a las necesidades de un hijo, tu ángel tomará tu mano y te llevará, sólo si tu así lo quieres, su caridad es infinita, y hasta se presentará en algún momento y te dirá su nombre,- como me sucedió personalmente-, pero eso será sólo entre tú y tu guía de la luz.

El mundo de nuestros ángeles es infinito y un misterio que vale la pena contemplar, yo poseo la certeza de mis palabras por la fe y por el respeto a la grandeza de nuestros mensajeros de la luz. Toda reflexión será valida cuando el pensamiento nos acerca y comunica con nuestros amados ángeles, un poema, esta vez como muchas, me acerca a la paz de sentirles como una caricia de cielo...


Nocturno de azul profundo,

Poema a un ángel,

Patricia Alejandra Espinoza G.





Un bordado de tul con mil estrellas

se descuelga hasta el horizonte,

resplandecen con una brisa de mar invisible

que se atrevió a callar para dormir al sol

y abrigarlo en sus profundidades.



Apenas ha dejado caer el blanco,

el ángel, acaba los brillos

con hilos de plata,

un borde brillante de luna

hace un reflejo en el agua,

el ángel, a otorgado

el manto de los cielos.



Que Dios te acompañe en la dulce presencia de tu ángel.







Patricia Alejandra Espinoza Gallardo

patricialejandra@gmail.com
Compartir en Google

Autor: Editor

    Comentar en Blogger
    Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario