angeles

Buscar información sobre Angeles, formas de contactarlos y más

Buscar en Internet

    Revistas   Monografías   Clasificados





rss feeds RSS / /

LOS ANGELES EXISTEN

Razonablemente, existen

El ser humano ha presentido desde los albores de su existencia que no está solo en el universo, y por ello la imagen de Dios permanece sólidamente anclada a pesar de sus detractores. Las iglesias y lugares para adorarle siguen presente y los creyentes no disminuyen en ningún lugar del mundo. Quizá ello de debe a que hay también otro presentimiento que nos acompaña y es la sensación de que alguien nos cuida, alguien que no es tan lejano como Dios, tan ocupado que resulta imposible que se preocupe de alguna hormiga humana.

Los Ángeles, su presencia, es asumida por millones de personas del mundo entero, aunque algunos los llamen espíritus, destino o suerte. Ese factor que hace que las cosas imposibles o difíciles se logren sin una explicación racional, pudiera englobarse perfectamente si admitiéramos la creencia de los Ángeles.

En los hospitales hay Ángeles sanadores que realizan curaciones que escapan a la lógica, así como también se materializan delante de los moribundos para acompañarles en el paso entre la vida y la muerte. También son Ángeles los que nos evitan ese accidente que parecía inevitable o que nos mantienen con vida debajo de toneladas de escombros.

Los niños, por supuesto, son los más protegidos, y de no ser así la mortalidad infantil sería mucho más alta, pues la mayoría de los días su inexperiencia les pone en situaciones trágicas y mortales. Hasta los más incrédulos, cuando recogen a un niño que ha caído de un cuarto piso y que se encuentra sano y salvo, aunque asustado, comentan que ha sido un milagro y como estos asuntos son obra divina no queda más remedio que reconocer que su Ángel guardián le ha salvado.

Medio en broma, medio en serio, las personas empleamos la palabra Ángel cotidianamente, como cuando decimos. ¡angelito...!, refiriéndonos a una persona sin maldad; ¡Ángel mío!, si queremos expresar el sentimiento de amor perfecto, o ¡es un Ángel!, cuando hablamos de una persona buena hasta aburrir. De igual modo, el cine y los anuncios publicitarios hablan con cierto respeto de los Ángeles y mantienen viva su imagen, siempre con alas y vestidos de blanco, al mismo tiempo que nos recuerdan que el Ángel malo, Satanás, está alrededor de nosotros como antes lo estuviera en épocas bíblicas. Si nadie cree en ellos, tal como sus detractores insisten, ¿a qué viene tanta insistencia en los medios de comunicación?
Por El Angelico