angeles

Buscar información sobre Angeles, formas de contactarlos y más

Buscar en Internet

    Revistas   Monografías   Clasificados





rss feeds RSS / /

EL LENGUAJE DE LOS ANGELES

EL LENGUAJE DE LOS ANGELES

Muchas personas piensan, y algunas sostienen, que los angeles tienen un lenguaje en particular, pero esto no es así. ¿Qué lenguaje emplean los santos para dar a entender su mensaje, o que lenguaje emplea la Virgen cuando se quiere comunicar con alguien? Generalmente el mismo que habla el sujeto percipiente.

Hay gente que ha hecho un contacto angelico (que no se pone en duda), y ha dicho que el angel habla en un idioma extraño, fuera de lo normal y no tiene referencia inmediata con ninguno de los idiomas terrestres conocidos.

Así por ejemplo vemos que existen angeles que tienen nombres extraños sin ninguna traduccion. Un ritmo solo de consonantes sin ninguna vocal y pronunciacion completamente extraña. Otros tienen, nombres extravagantes o con reminiscencia mística y que se comunican con palabras inintelegibles, solo el sujeto centro de la experiencia dice poder traducir.

Los angeles no tienen un lenguaje como los humanos, ya que la voz es un fenomeno físico y desde el plano en que ellos están nuestra fisica no tiene validez. Pueden transmitir un mensaje que nuestra mentalidad decodifica de acuerdo a los valores semanticos de cada idioma original, de cada cultura y lenguaje. Decir que el nombre de un angel es CXRTGBNM no tiene lógica para ninguno que quiera interpretarlo. Tiene logica para la persona que mantiene subjetivamente ese nombre o significado, pero para nadie mas.

Los nombres tradicionales hebreos nos han llegado a traves de la religion y cada pais y cada cultura cristianizada le ha puesto la pronunciacion propia de su lengua, asi es como Mikeiel en hebreo es Miguel en castellano, Mijail en ruso, Michael en ingles, Michel en frances, Michelangelo en italiano y asi sucesivamente por todos los idiomas que lo evoquen. En todo caso el mas original es aquel en donde se pronuncio por primera vez. Y el Arcangel Miguel llega a cualquiera que lo evoque sin importar si su nombre se pronuncia en castellano, ingles o frances.

Para establecer una comunicacion angelical no hace falta estar preparado como cuando uno va a una academia a aprender un idioma extranjero, no hace falta adornarse de palabras y significados exoticos que sin ningun sentido tratan de expresar una realidad subjetiva que solo afecta a la conciencia de quien recibe la comunicacion. Decir que un angel le hablo está muy bien. Luego se analizaría el mensaje. Pero decir que hablo en un idioma extraño al que nadie puede descifrar y en todo caso usted solamente puede entender ya tiene otro color el asunto.

Ninguna entidad espiritual verdaderamente elevada se comunicará con unterrestre para que éste no le entienda. Pueden existir comunicaciones incomprensibles, pero no son angeles. Pueden ser otra cosa, pero angeles, no son. Cuando se produce una comunicacion con un ser elevado el mensaje es fluido, claro sin rodeos y la percepcion no se realiza mediante la activacion del sentido del oido. Es decir que el sonido espiritual no llega por los oidos. En ese momento se activa un centro energetico que está en la coronilla de la cabeza que es tambien denominado Chacra de la corona y tiene su relacion fisica con la glandula pituitaria. Es este centro el que se activa y el sonido es espectacularmente claro. No existe en la tierra ningun aparato reproductor de sonido que logre semejante nitidez e impresion en la memoria. No necesitaría hacer ningun esfuerzo para recordar pues si la comunicacion se establecio y aunque sea una sola palabra haya escuchado, usted jamas podrá olvidar semejante sensacion en toda su persona. Pues la impresion es inmensa a comparacion con el sonido terrestre e impregna todo su ser.

Si alguien quiere establecer contacto con los angeles solo debe llamarlos. Por el nombre tradicional o simplemente con el nombre que uno quiera darles. Si el nombre por el que lo llamamos está equivocado, será ese mismo angel quien lo dirá. Si uno no sabe que nombre darle solamente hable en su idioma y pidale que le revele su nombre. Al cabo de un tiempo usted "oirá" un flujo de pensamiento con el nombre de su angel.

En cuanto a la comunicacion en sí del angel con usted, esta puede ser de diversas formas. No tiene por que darse como un flujo de pensamiento ni tampoco recibir en su mente las palabras o los mensajes directos del angel. Pueden tambien darse de manera muy sutil, lo importante es que quien reciba el mensaje cuente con alguna base como para interpretar el mensaje del angel. Segun la capacidad y grado intelectual de la persona, el espiritu enviará un mensaje para decodificar o entender de una forma o de otra. Pero no es necesario hacer ningun curso de interpretacion de los mensajes angelicales. Todo depende de la capacidad de simbolizar que cada cual tenga.

Intente su mejor comunicacion. Intente llegar al mundo del espiritu a traves de lo que tiene. Ante Dios no hace falta ninguna falsa vestidura. Mientras los hombres ven el aspecto exterior, Dios observa el corazon.

No se desilucione si al principio no logra tener ningun contacto importante. Los angeles irán acercandose lentamente, y en todo caso pondrán debiles señales en su camino para dar a entender su presencia, hasta que llegará un momento en que los mensaje serán cada vez mas claros y usted disfrutará de un gran enriquecimiento superior el que siempre deberá brindar en beneficio de todas las personas que tome contacto con usted.

Otra recomendacion saludable es que no comente sus comunicaciones con los angeles si las personas con las que habla no creen en ellos, ya que eso lo unico que lograria sería un desgaste inutil en usted, mantenga su fe constante y alimente su comunicacion espiritual con obras de bien sin hacer demasiado ruido, si un destino de transmisión masiva le toca serán las mismas circunstancias las que se darán naturalmente pero mientras tanto conserve su inocencia que es en definitiva su mejor escudo ante el descredito y la malainterpretacion de quien no quiere oir de estas cosas.
Por Miguel Angel Arcel