angeles

Buscar información sobre Angeles, formas de contactarlos y más

Buscar en Internet

    Revistas   Monografías   Clasificados





rss feeds RSS / /

Palabras Ociosas II

Es necesario hablar correctamente para lograr activar la cubierta angelical que está lista para asistirnos.

Efesios capítulo 4:29, dice. “Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para el día de la redención.”Si salen palabras corrompidas, entonces no te edificas. Porque el Espíritu de Dios que está en ti, está apagado. Entonces, la idea de que tú hables palabras correctas es para que puedas edificar tu vida espiritual hablando bien, no obrando. Si tú hablas te edificas. Fíjate que de la boca, la boca representa lo que está en tu mente. De la abundancia del corazón, o sea, cuando dice la abundancia del corazón habla la boca, no el que palpita sangre sino tu mente que es el corazón de Dios. Entonces, dependiendo lo que tú tengas en tu mente, tu boca va a hablar. Y vas a hablar palabras corrompidas, o palabras correctas. Y si hablas bien el Espíritu Santo en ti se activa, y en una activada de esas si estás enfermo puedes quedar sano. En una activada de esa de momento consigues un mejor trabajo, o una nueva amistad. Pero, tus amistades tienen que ser gente que hablen igual que tú. Lo peor del mundo es hablar con una persona necia. Y este mundo está lleno de necios. Una persona que no hable en línea, inmediatamente, te habla dos ó tres palabras y ya no lo soportas. ¿Por qué? Porque esa persona no está edificada, y tú estás edificado.
Entonces, si tú me dices a mí: -Dios te bendiga. ¿Qué me estás diciendo? Que yo no estoy bendecido, y que Dios me va a bendecir, porque tú tienes un buen deseo de que yo sea bendecido. En la Biblia, después de la cruz que Cristo murió, tú eres un bendecido, por lo tanto, yo te tengo que decir a ti, bendito, bendecido porque ya tú lo eres. Dios te bendiga, parece muy bueno. ¿Verdad que la gente de todas las religiones te dicen a ti: -Dios les bendiga, hermanos. Y...Bueno usted dirá, que tanto problema con eso si total es lo mismo. No, no es lo mismo porque para usted no tiene importancia pero para los ángeles sí.

Lucas capítulo 12. (Edúcate con esta locura, porque dice que a Dios le agradó salvar a los creyentes por medio de la locura de la predicación), verso 8 y 9. Libro histórico, no le llame evangelio porque esto no es ningún evangelio. Esta es la historia de lo que se dijo cuando Jesús anduvo por la tierra. “Os digo que todo aquel que me confesare delante de los hombres, también el Hijo, no es María la que te confiesa, es el Hijo, el Hijo del Hombre le confesará delante de los ángeles de Dios.” No es San Judas. O sea, aquí el que está en le medio es Jesucristo. Porque no dice: -Todos aquellos que confesaren a la Virgen del Cobre, la Virgen del Cobre le confesará delante de los ángeles? ¿La Guadalupe le confesará delante de los ángeles? ¿María, te puede confesar? María no puede hacer nada por ti, eso es corrupto. No es Dios, no es María, no es Pedro, son LOS ÁNGELES. Si tú lo confiesas aquí en la tierra, el Hijo del hombre te confiesa delante de los ángeles de Dios.

El mundo tiene todo tergiversado. Por eso no le trabaja. Por eso Haití sigue pobre. África sigue pobre. Colombia todavía tiene la guerrilla. Irak sigue peleando. Cuba sigue atada, y el mundo seguirá así. ¿Por qué? Porque no han obedecido a PRINCIPIOS, leyes espirituales. ¿Por culpa de quién? Por culpa de un Papado en Roma que engañó al mundo con oraciones, con novenarios, con cosas. Y enredan a la gente, y la gente enredada no se dan cuenta. Y tú y yo estamos para corregir, para que el Espíritu Santo no se contriste. Porque si tú contristas el Espíritu de Dios en tu vida, tú eres un cero a la izquierda. Tú eres nadie. Si los ángeles a ti no te ayudan, ¿tú sabes lo que dice la Biblia? Dice: ¿Cómo escaparemos si descuidamos un servicio angelical tan grande? Pues, el mundo no ha escapado, porque descuidaron lo principal: LOS ANGELES.
Por Betty Aguirre