angeles

Buscar información sobre Angeles, formas de contactarlos y más

Buscar en Internet

    Revistas   Monografías   Clasificados





rss feeds RSS / /

Arcangel Rafael

Hace cinco años estuve muy deprimida con muchos
problemas que pensaba que no se podían resolver, la
única solución a esto era quitarme la vida, lo planeé
todo para hacerlo a las 2 de la mañana; siempre he
padecido de insomnio pero ese día caí con mucho sueño,
de repente comencé a soñar que iba entrando a una
iglesia (Catedral de León, en la cual en el frente o
puerta principal hay dos leones de estatua), delante
de mí iban tres señoras vestidas de blanco y tapado
blanco, cuando iba a entrar alguien me llamó y me
regresé donde él que me llamó el cual estaba en el
lugar donde antes habían estado los leones porque
éstos habían desaparecido.

El que me había hablado era un hombre alto, recio,
piel blanca, pelo largo, de rizos amarillos, ojos
azules y estaba vestido como Centurión,
sus colores eran rojo, amarillo, plateado,
verde y tenía una espada, cuando me le acerqué más le
pregunté que para que me quería, nunca me dijo una
palabra, sólo me sonreía, puso sus manos detras de su
espalda y de repente me ofreció un pez, grande y
pesado, parecía acabado de ser sacado del agua, me lo
dió y pesaba mucho, yo quería que él volviera a
cargarlo y se lo devolvía y el seguía sonriendo,
cuando lo devolvía le dije: voy a entrar a la iglesia,
y en cuestión de segundos, quise despedirme pero había
desaparecido, y en el lugar volví a ver los leones
nuevamente. Hoy día averigüé quien podía ser esta
persona y supe que es el Arcangel Rafael. Siempre le
pido pero a veces pienso que se enoja, por que siento
que no me escucha y que me castiga.

El sueño fue tan profundo que me desperté
a las 6 de la mañana, con indicios de haber llorado
toda la noche, de lo que deduje que el Angel me había
salvado de cometer una locura y me dije que mis
pecados eran tan grandes a través del pez que me dió
porque no lo aguanté, el mismo Angel me dio la
respuesta a través de su sonrisa, desde ese día soy su
fiel devota.
Por Reyna Melania Romero Martínez